Guia de Anunciantes

Click for Buenos Aires, Argentina Forecast Histora de los Barrios

Correo de Lectores

Gotias Varias

Textos para leer y meditar

Humor en la Terraza

Naturalmente Mascotas

El cuento
del mes

Libro de Visitas

 

 

CORREO DEL LECTOR

Por Guillermo Gruben

 

Señor Director:

                      Cumplo en hacerle llegar mis más sinceras felicitaciones por la ecuanimidad

y completa información que transmite el diario que Ud. dirige. Los lectores encuentran cotidianamente una vasta y detallada crónica de cuanto sucede aquí y en el mundo. La cual es completada por una interesante variedad de secciones, tales como espectáculos, deportes, cultura. Es sobre esta sección en particular que deseo hacer un muy breve, ligero comentario.

                       Como Ud. sabe, hace una semana salió al mercado un libro de mi autoría llamado "Detalles en la vida de Diógenes Quesada", donde plasmo una semblanza de aquel distinguido caballero que habitó estas tierras durante la época de la colonia. El Dr. Ricardo García Fuentes -bajo el seudónimo de "Lexikon 80"- tuvo a bien hacer un comentario sobre tal obra. Un gesto que agradezco profundamente. No obstante, en esa vibrante nota, se deslizó un pequeño error que paso a salvar.

                       Diógenes Quesada nació efectivamente en Andalucía, el 13 de abril de 1496 y no el 14 de abril como sugiere el Dr. García Fuentes. Esto se encuentra documentado en la Carta de Fé de Indias que se encuentra en el Archivo General de la Nación.

                       Pero no es solamente ese detalle el que llama mi atención. Es que el Dr. García Fuentes se permite señalar que Diógenes Quesada vino aquí a buscar indias púberes para comerciar en Europa, desmintiendo mi tesis de que era representante de una corporación destinada a la comercialización de especias. Aquí surge a plena luz del día la arrogancia y el desatino cultural del Dr. García Fuentes. Nada hay mas inexacto que aquello. Es verdad que a su muerte (producto de un infarto y no de una cuchillada en un burdel como pretende corregirme este supuesto crítico literario) fueron encontradas cinco indias vírgenes en su habitación, pero solamente colaboraban en la limpieza del lugar. Incluso la que estaba desnuda a su lado en la cama solo estaba estirando las sábanas.

                       Más es en el tercer párrafo de ese abominable engendro literario que Ud. tiene la agresión de incluir en la página supuestamente cultural de esa publicación, cuando se revela toda la ponzoña de García Fuentes. Al que uno ya duda en llamar "doctor". Este abyecto individuo intentó arrojar un mentís sobre el capítulo del libro en el cual cuento que Diógenes Quesada se batió a duelo de honor con un malviviente del lugar en procura de defender el honor de una moza. García Fuentes (que goza de dos apellidos en su afán de recordar a los reconocidos padres que tuvo, pues se cuenta que fueron varios quienes contribuyeron a su gestación) manifiesta que el duelo existió en verdad, pero que fue promovido por el malviviente, pues Diógenes Quesada se negaba a darle su parte del contrabando que habían realizado utilizando las carabelas de Su Majestad.

                       Mi querido director, ¡Bien haría usted en arrojar a las mazmorras del olvido a esa basura que tiene de crítico literario! Tan poco original que firma "Lexikon 80", del mismo modo que podría hacerlo como "Lettera 22" o "Remington Rand". Aunque a esta altura de las circunstancias, señor Director, creo que usted y el infame pasquín que dirige son cómplices mendaces de esta profanación literaria. Pues no tiene otro nombre el hecho que pretenda aducir que Diógenes Quesada tuvo 23 hijos, fruto de relaciones non-sanctas con monjas llegadas desde la madre patria a fin de civilizar a los indígenas locales. Es cierto que dió su apellido a 23 niños nacidos en esos años, pero se debió a su caracter bienhechor, motivo por el cual ganó las simpatías de las integrantes de un convento cuyos fondos daban a su casa. Las cuales criaron a los niños. Y lo recibían gozozas todas las noches cuando saltaba la pared para verlos.

                       ¡Las tumultuosas aguas del Averno estarían felices de recibir a Ud., señor director, y su crítico! En nombre de la comunidad toda, le pido que cierre esas páginas amarillas que dirige y se dedique a hombrear bolsas en el puerto. Eso es todo lo que Ud. y su asqueroso García Fuentes (y otros apellidos) pueden estar cerca de la cultura. Con perdón de las bolsas.

 

                                                                    Prof. Exequiel Zaravia Ezcurra

Agregar a Favoritos

Página de Inicio

CGP 13

  

Buenos Aires Apartments

 

Nuestra página recibió esta distinción

En reconocimiento a la creatividad, integridad y excelencia en la web

 


Copyright©2001 - 2004 Claramente® - Buenos Aires - Argentina - claramente@claramente.com.ar
Reservados todos los derechos - Última actualización; viernes, 24 de junio de 2005

Clara Mente es integrante del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad de Buenos Aires.

Optimizado para visualizar en 800x600
en Internet Explorer 5.0 ó superiores