Guia de Anunciantes

Click for Buenos Aires, Argentina Forecast Histora de los Barrios

Correo de Lectores

Gotias Varias

Textos para leer y meditar

Humor en la Terraza

Naturalmente Mascotas

El cuento
del mes

 

 

   NO

 

A la luz de lo que vemos cada día en el comportamiento de los pibes –dejando de lado los sectores de bajos recursos que podremos abordar en otro momento- me viene a la memoria la poesía de Kipling pensada para un hijo, que en algunas partes dice: Si consigues ser fuerte sin dejar de ser tierno… Si puedes ser severo sin llegar a la cólera… Hay algo que vale más que la gloria, que seas un hombre, hijo mio.                                                                                   

Los hijos siempre nos han tanteando para ver cuales son los límites entre los que pueden moverse y depende de nosotros. Reconozco que hoy es mucho más difícil por el bombardeo de numerosos medios electrónicos, que va desde Facebok  o  Twiter hasta la caja boba de donde los pibes copian “modelos”. Para pibes que están por acceder al jardín de infantes la violencia es tan incorporable que al llegar al aula la ponen en práctica como cosa normal.                           

Los padres tienen que saber decir que NO a un montón de cosas, y si bien la violencia es un factor importante no lo es menos las actitudes sexuales que llevan a las nenas, muchas veces con la complicidad de las madres a tener, a los 8 años, actitudes que solo estarían en condiciones de medir en sus consecuencias cuando bordeen los 20 años. Un NO a tiempo pueden ahorrarnos disgustos futuros, y si tienen que ser muchos NO, pues que lo sean.                                        

Menores de 15 años beben alcohol hasta quedar estropeadas/os, drama al que debemos agregar pastillas o directamente paco o coca. Donde están los que deben decir NO?                         

Estamos viendo una generación de padres deficientes con consecuencias que pagaran sus hijos y el resto de la sociedad.

Había quedado en no olvidarme del crimen de Once. El tiempo va pasando y el estado le quitó la concesión al lobo y se la dio a los zorros, mientras los funcionarios culpables, cuando menos, de ineficacia en sus funciones de otorgar la seguridad mínima a los pasajeros, más el derecho a viajar decentemente, escapan por la tangente de las artimañas de los leguleyos que siguen tratando de hacer caer toda la responsabilidad en el conductor del tren, en cuyos pantalones no quiero estar de solo rememorar los 51 muertos y los más de 700 heridos.          

También en esto tenemos que decir NO.                      

Hasta la próxima

                    Marcelo Montenegro

 


Copyright©2001 - 2004 Claramente® - Buenos Aires - Argentina - claramente@claramente.com.ar
Reservados todos los derechos - Última actualización; viernes, 09 de abril de 2010

Clara Mente es integrante del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad de Buenos Aires.

Optimizado para visualizar en 800x600
en Internet Explorer 5.0 ó superiores