Guia de Anunciantes

Click for Buenos Aires, Argentina Forecast Histora de los Barrios

Correo de Lectores

Gotias Varias

Textos para leer y meditar

Humor en la Terraza

Naturalmente Mascotas

El cuento
del mes

 

 

 

EL SABIO HABLA DE LAS IDEAS, EL INTELIGENTE DE LOS HECHOS, EL NECIO DE LO QUE COME.  (proverbio oriental)

 

CUANDO MAS ES MENOS

 

En la sociedad humana, desde siempre, nos han tratado de acostumbrar a dar por bueno y aceptado que sus integrantes deberían acomodarse a los patrones que se emiten de diversas formas de y para la generalidad, y esto entre otras cosas con la justificación explícita o implícita de que es mejor aquello que hace o prefiere más cantidad de personas.

Donde fueres haz lo que vieres, reza un viejo proverbio,  que no por viejo es acertado.( El paso del tiempo sólo mejora a los vinos).  Según el proverbio de marras, no conviene comportarse distinto de los demás, ni en la acción, ni en el pensamiento.

Lo que se dice una verdadera “cultura del rebaño”, que obviamente conviene más al dueño del ganado que a las bestias agrupadas y/o arreadas.

Ejemplos sobran: 1)  La política: Ya Locke la había definido como “una locura de muchos, en beneficio de unos pocos”. Borges  redondeó el concepto, cuando dijo: “La política, ese curioso abuso de la estadística.”  Con brumosas justificaciones de una ideología común a algún grupo, constituido generalmente por gentes de poco seso, (que casualmente suelen ser la mayoría) se han llevado a cabo desbarajustes de todo tipo en todo el planeta. (nazismo, colonialismo, y muchos otros “ismos”, etc. etc.)

(No se porque me acuerdo ahora que hace mucho yo solía pensar que una ideología política era una “patraña más o menos coherente”)

Una variante la constituyen fenómenos como la autosupuesta pertenencia a la hinchada de algo o alguien. Las hinchadas futboleras, por ejemplo, manadas difusas que de tanto en tanto tiñen de rojo sangre las noticias. 

2) ) Las modas: En aras de “lo que se usa” o “este año se va a usar”  o de otras frases tontas y vacías por el estilo, se trata de uniformar a la mayor cantidad de pavotes quienes mansamente aceptan los “dictados de la moda”, y se visten igualito o parecido, sintiéndose así más confortables y menos inseguros.

En una llamativa analogía, vemos que los peces pequeños se reúnen en cardúmenes, precisamente porque esto les proporciona seguridad. En cambio, curiosamente los “peces gordos”, perdón, quise decir los peces grandes, viven y cazan generalmente más bien solitos.

Es observable que cuanto más inseguro es alguien, más trata de no sobresalir, salvo que sea en forma colectiva. Asi, es muy probable que  cuanto más se adscribe un sujeto a una “moda”, más irrelevante sea dicho sujeto, y más temor le susciten las cumbres de la cordillera social. 

No es casual que quienes más siguen las “modas” sean los adolescentes, por una cuestión etaria y de desarrollo intelectual y emocional. No obstante, también lo hace buena cantidad de personas adultas, y hasta gerontes, lo que en el fondo parece indicar que no han crecido y permanecen en una adolescencia perpetua,.

Sin embargo, amoldarse a la “mass media” lejos de ser algo bueno, parece dañoso tanto para la sociedad misma, cuanto para los individuos que la conforman.

Píenselo, si todo el mundo se adaptara a las reglas impuestas, y evitara sobresalir o ser distinto, se terminaría nivelando hacia abajo, ya que, quienes tienen menores capacidades son generalmente mayoría.

Así, no habría demasiado progreso en ningún rubro o área, todos se limitarían a hacer lo mismo, evitando disonancias.

Pero, por más elogios que se intenten dispensar al gran número y a la muchedumbre de los “iguales”,  quienes verdaderamente han impulsado e impulsan el desarrollo de la, humanidad han sido y son los “distintos”, los “díscolos”, los “raros”, los sabios, los genios, en suma quienes se han atrevido a sobresalir, a pensar diferente y más allá, y así han ido expandiendo y empujando los límites del conocimiento y de la humanidad misma.

Y es que siempre, lo nuevo, los avances, representan primero una trasgresión de lo establecido y aceptado. Viene luego una etapa en que la novedad es combatida, más tardíamente investigada, y mucho, mucho después, aceptada, no sin reticencias.

Galileo, Copérnico, Kepler, Einstein, Koch, Salk, Favaloro, Gandhi, Edison, etc. etc., por nombrar sólo algunos pocos más conocidos, no pertenecían a las mayorías silenciosas, complacientes, confortables o distraídas, sino  a una  “elite” particularísima:  no temían ser distintos. Se atrevían a pensar sin límites, frente a quienes no podían o más bien no querían pensar.

Roger Bacon sostuvo  que: “Quien no puede pensar es un idiota, quien no se atreve a pensar es un cobarde, quien no quiere pensar es un fanático”  

Piense Ud. que hubiera sido de la humanidad sin la valentía intelectual de estas PERSONAS, que no temían ser distintos o contrariar al pensamiento predominante. Todavía por ejemplo, estaríamos aceptando que la tierra fuera plana, y que el sol se moviera a su alrededor.  Y quien sabe cuántas cosas más.

Quizá no tendríamos luz eléctrica, ni cine, ni se practicaría el by-pass,  y muchos otros ni.

Por eso, aunque nos cueste, hagamos cotidianamente el ejercicio de ser, pero de ser como somos, no como la mayoría quiere que seamos. Demos ejemplo a nuestros hijos sobre esto. Enseñémosles a no temer ser singulares, siempre que ello vaya acompañado con un buen corazón.

Si nos atrevemos, y logramos que levanten por un instante sus ojos de la pantalla de turno, hagamos comunidad de pensamiento con ellos, incitémosles a avanzar hacia lo alto, levantando la vista, para que no los quieran nivelar hacia abajo. 

Parece una tarea difícil, pero es posible, y vale la pena intentarlo. Tomemos ejemplo de quienes lo hicieron y nos impulsaron a algo mejor.

 Es mejor gastarse que oxidarse. 

 

     Hasta la próxima                

                       Dr. MIGUEL ANGEL CAMPOPIANO             

(doctorcampopiano@gmail.com)

 


Copyright©2001 - 2004 Claramente® - Buenos Aires - Argentina - claramente@claramente.com.ar
Reservados todos los derechos - Última actualización; viernes, 09 de abril de 2010

Clara Mente es integrante del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad de Buenos Aires.

Optimizado para visualizar en 800x600
en Internet Explorer 5.0 ó superiores