Guia de Anunciantes

Ud. es el Visitante Nº

Click for Buenos Aires, Argentina Forecast Histora de los Barrios

Correo de LectoresGotias Varias

Textos para leer y meditar

Humor en la TerrazaNaturalmente MascotasEspacio MayorLibro de Visitas

 

“DIA DEL PADRE”

Antecedentes históricos  mundiales sobre el festejo del día del “PADRE”

Este día especial está casi unánimemente acreditado a la Sra. Sonora Smart Dodd, oriunda de Washington, D.C., Estados Unidos, quien sugirió la idea de la celebración en 1909.

Su padre, el veterano de la Guerra Civil William Smart, enviudó mientras su esposa daba a luz a su sexto hijo. A pesar de las circunstancias que le esperaban, Smart no renunció a criar a sus seis hijos, incluido el recién nacido.

Al crecer Sonora Dodd, pudo reconocer con claridad la fuerza y dedicación de su padre al criar a todos sus hijos solo. Sonora propuso la idea de celebrar un “día del padre”, en honor a su querido padre. Ella quería destacar el importante papel del padre en la sociedad, en la educación y formación de valores de sus hijos.

La fecha elegida originalmente fue el 5 de junio, día del cumpleaños del Sr. Smart, pero se pospuso hasta el 19 de junio, el tercer domingo del mes, pues no había tiempo suficiente para los preparativos. En 1910, en Spokane, Washington, se celebró el primer Día del Padre como hoy se conoce.

Por ese mismo tiempo, en otras ciudades de Estados Unidos también la gente comenzaba a celebrar la fecha. Aunque algunos consideran a la Sra. C. Clayton, de Virginia, como la creadora de este festejo, la mayoría de las historias coinciden en acreditarlo a Sonora Dodd

Desde entonces, llevar una flor era la forma tradicional de celebrar el Día del Padre. Sonora dedicó la rosa roja para honrar a padres aún vivos, y cualquier tipo de flor blanca para honrar la memoria de padres fallecidos. J.H Beringer, quien también promovió estas celebraciones desde los inicios en Washington, eligió la lila como la flor del Día del Padre.

La justicia prevaleció. ¿Si las madres ya contaban con su día, por qué los padres no habrían de tener también su fecha especial?

Harri C. Meek, presidente del Club de Leones de Chicago, Illinois, Estados Unidos, se formuló esta pregunta y siguió trabajando en la idea de congratular a los padres y, en 1915, el sueño se hizo realidad. Pronto esta fiesta se fue haciendo más popular y, con el paso de los años, las tiendas y almacenes se vieron llenos de hijos amorosos y agradecidos que querían felicitar a su padre por el cariño dado por medio de un regalo.

En 1924, el presidente Calvin Coolidge dio apoyo a la idea de crear un día nacional del padre, y dos años más tarde se reunió por primera vez en la ciudad de Nueva York el Comité Nacional del Día del Padre.

Una resolución del Congreso de los Estados Unidos en el año 1956 reconoció la práctica de honrar al padre dedicándole un día especial. Diez años después, el Presidente Lyndon Johnson proclamó oficialmente el Día del Padre como una fiesta nacional, y en 1972 durante su presidencia, Richard Nixon firmó una ley que establecía en forma permanente la celebración del Día del Padre en el tercer domingo de junio.

A partir de 1966 la celebración se esparció rápidamente a Europa, América Latina, África y Asia.

CARTA A MI PADRE

"Gracias" suena más como una palabra de cortesía y por educación que como su real significado.

Yo, esta vez no por cortesía sino por el gran amor y respeto que siento por ti, quiero darte las gracias por ser mi padre y por todos los dones que me diste.

Por haber compartido conmigo en tantas ocasiones tu sabiduría; por haberme dado tu amor incondicional y haber sido siempre un ejemplo digno de imitar.

Si hoy puedo sentirme una persona con valores y de sólidos principios, una persona buena y con sentimientos de altruismo y entrega, es gracias a ti, a ti papá que me enseñaste a vivir.

A ti que con tu silencio muchas veces supiste trasmitir un mensaje lleno de amor, a ti que con tus clases de matemáticas convertiste mis dudas en ganas de aprender algo más, que con tus llamados de atención, muchas veces incomprendidos por mí, me mostraste el camino, lo bueno y lo malo de este mundo.

Y con tus múltiples formas de entregar cariño me hiciste sentir una persona amada y me enseñaste a valorarme y a entregar este mismo cariño hoy a los míos para hacerles saber lo mucho que valen y lo mucho que me importan.

Aun cuando en muchas ocasiones no entendí el porqué de tus actos, hoy sé que fueron siempre abocados al bienestar de nosotros, tu familia, tu esposa, tu entorno y cuando muchas veces te critiqué y no supe expresarte mis disculpas, fue por que no conocía lo que realmente era tener una familia propia. Quiero que sepas, papá, que hoy te agradezco desde lo más profundo de mi corazón lo que has hecho de mí y la confianza que me diste al decirme que "ya estás grande y sabrás lo que es bueno y lo que es malo y yo confío en ti", fue más que un voto de confianza, un desafío a no fallarte nunca a ti ni menos a mí.

No puedo dejar de recordar aquellas ocasiones en que lloré tanto pensando que eras injusto conmigo y hoy comprendo que no fue así, tu sólo hacías lo mejor para nosotros.

Tantos recuerdos tristes y tantos bellos recuerdos dan una suma de amor y entrega que solo tú, mi padre, Un gran hombre, pudo dar.

Ahora que soy un adulto y te veo como el "padre amigo" y ya no el "padre que me educa", puedo decirte que
TE AMO Y TE DOY GRACIAS POR HABER SIDO Y SEGUIR SIENDO MI PADRE, UN GRAN HOMBRE

 

 

 


Copyright©2001 - 2004 Claramente® - Buenos Aires - Argentina - claramente@claramente.com.ar
Reservados todos los derechos - Última actualización; Lunes, 08 de Marzo de 2004

Clara Mente es integrante del Registro de Medios Vecinales de Comunicación de la Ciudad de Buenos Aires.

Optimizado para visualizar en 800x600
en Internet Explorer 5.0 ó superiores